Controladores y pilotos denuncian que la medida puede afectar gravemente a la seguridad Los pilotos españoles sí podrán hablar en su idioma en los aeropuertos de paises hispanohablantes.

Los pilotos y los controladores españoles se han puesto en pie de guerra contra una nueva norma que prohíbe el uso del castellano en las comunicaciones aréas de los aeropuertos más importantes de España. El veto entrará en vigor el próximo 12 de octubre, según han denunciado el Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas (SEPLA) y la Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA), que lo consideran un atentado a la “seguridad aérea”.

Actualmente si el piloto y el controlador son españoles se usa el castellano, mientras que para comunicarse con personal de otros países la lengua oficial es el inglés. “Para acceder a cualquiera de las dos profesiones hay que tener como mínimo un nivel 4 de inglés. Es muy alto, pero en el castellano, al ser idioma materno, tenemos un nivel 6. Todo es más fácil y se evitan equívocos que a veces pueden producirse con el inglés”, ha explicado Luis Vidarte, secretario técnico de USCA.

La prioridad en los aeropuertos es “entender y transmitir el mensaje de manera concisa, rápida y eficaz”, según el SEPLA. Pero es que, además, en las conversaciones también participan equipos de seguridad de pista, muchos de los cuáles no hablan inglés.

Trasposición de una norma europea

La nueva norma es la transposición española del reglamento europeo que busca estandarizar las normas de aviación (Standarised European Rules of the Air, SERA). La normativa europea plantea el idioma único pero en su parte C permite expresamente a los estados miembros la inclusión de excepciones. Los sindicatos piden que el Gobierno se acoja a esta excepción, como ya lo han hecho Francia y Portugal, y que tenga en cuenta los estudios técnicos elaborados por la propia Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA), dependiente del Ministerio de Fomento, cuyo texto saca “conclusiones que en nada se parecen a la norma” que elaboró la Dirección General de Aviación Civil y que finalmente refrendó el Ministerio de Fomento.

“Se dará la paradoja de que los pilotos españoles podrán hablar español en todos los restantes países de habla hispana”, ha Vidarte, secretario técnico de USCA, según el cual en reuniones mantenidas con Aviación Civil, sus responsables aludieron a “razones políticas” para zanjar la cuestión de la excepcionalidad normativa en España.

Los aeropuertos afectados son todos los que registran más de 50.000 movimientos internacionales al año: Adolfo Suarez Barajas, Barcelona El Prat, Palma de Mallorca, Las Palmas de Gran Canaria, Tenerife y Málaga.

Anuncios