LATAM Airlines ha dado a conocer la compra del 20% de la aerolínea por parte de la americana Delta Air Lines. Se trata de una operación de 1.900 millones de dólares estadounidenses, a razón de 16$ por acción, que se financiará principalmente con nueva deuda y caja disponible. Delta ya es el accionista mayoritario de Aeroméxico, mientras que United también mantiene el control sobre Avianca, el tercer gigante aéreo latino.

Como condición, Delta obliga a LATAM a abandonar la alianza Oneworld en un proceso de inicio inmediato y que culminará en 7 meses. La aerolínea sudamericana dejará a sus pasajeros sin poder acumular millas en ninguna de las grandes alianzas, ya que la compañía no contempla ni tiene planeado ingresar a SkyTeam. Pretenden funcionar con convenios propios, al igual que hace Emirates.

Fuentes de la aerolínea aseguran que: “las alianzas no significan otra cosa que poder ofrecer más pasajes más baratos, con un buen servicio y red grande”.

Desde ahora, Delta pasa a ser segundo socio más importante de la junta directiva, mientras que Costa Verde Aeronáutica —la sociedad de la familia Cueto— mantendrá su participación del 22,5%.

Delta también contempla modificar entregas y la flota de LATAM. Delta adquirirá cuatro aeronaves Airbus A350 de Latam y asumirá los compromisos de compra de Latam por 10 Airbus A350 adicionales con fecha de entrega a partir de 2020 al 2025.

“Desde que se produjo la fusión entre LAN y TAM venimos arrastrando un exceso de flota de fuselaje ancho. Delta tomará 14 aviones A350 que representan 2.000 millones de dólares. Nos quita una carga financiera y de caja ya que muchas veces estábamos obligados a volar con estos aviones, más bien forzados a usarlos, a veces en rutas que no son las óptimas. Es una ayuda muy importante”, agregó Cueto.

De acuerdo al director ejecutivo, la oferta pública y la alianza estratégica está sujeta a las condiciones habituales de cierre y todas las aprobaciones gubernamentales y regulatorias necesarias.

Anuncios