La resurrección de Fly Jamaica parece que no ocurrirá. Después de un incidente y la posterior pérdida de una aeronave a finales de 2018, la aerolínea dejó de operar a finales de marzo de 2019. Un nuevo grupo de inversores intentó rescatarla pero ahora se declaran en quiebra, según informan los medios locales.

Fly Jamaica despidió empleados y cesó sus operaciones en marzo de 2019. En julio de 2019, el mando de la aerolínea fue asumido por un nuevo grupo de inversores con la esperanza de un cambio y un relanzamiento de operaciones, con vuelos a Nueva York (EE. UU.) y Toronto (Canadá). Sin embargo, el endeudamiento de Fly Jamaica parece ser demasiado grande para el ambicioso objetivo.

A fines de octubre de 2019, la aerolínea solicitó protección por bancarrota, informó Financial Gleaner el 15 de diciembre de 2019. La aerolínea ahora presenta una propuesta para que los acreedores voten a mediados de enero de 2020, lo que finalmente podría determinar si la aerolínea será reestructurado, vendido o liquidado.

Se estima que la aerolínea está en deuda con unos 260 acreedores a los que debe 22 millones de dólares, aunque se cree que la lista no está completa.

Establecida en 2012, la aerolínea, que usaba “Greenheart” como indicativo, operaba solo dos aviones: un Boeing 757-200 que la aerolínea tenía desde su lanzamiento, y un Boeing 767-300 arrendado, que se agregó a la flota en 2014, basado en datos de planespotters.net.

El 9 de noviembre de 2018, el Boeing 757 de la aerolínea, que realizaba el vuelo OJ256, se dirigía a Toronto, Canadá, cuando unos 20 minutos después de despegar, el piloto notó problemas con el sistema hidráulico del avión y solicitó permiso para regresar a Georgetown, Guyana. Al aterrizar en el Aeropuerto Internacional Cheddi Jagan (GEO), el avión sufrió una excursión de pista. De los 120 pasajeros y ocho miembros de la tripulación a bordo, seis personas resultaron heridas.

“No se reportaron lesiones graves, sin embargo, seis pasajeros sufrieron heridas leves debido al impacto en la parte trasera del avión”, se lee en un comunicado de las redes sociales del aeropuerto.

Sin embargo, los informes de los medios indicaron más tarde que al menos un pasajero murió en un hospital por, supuestamente, lesiones sufridas durante el accidente.

El Boeing 757 sufrió daños sustanciales, incluido el tren de aterrizae principal derecho colapsado y el deterioro del motor derecho. El avión no pudo volver a volar, dejando a Fly Jamaica con solo otro avión, el Boeing 767 de 27 años, y acumulando deudas.

El incidente y la consiguiente pérdida de aviones resultaron ser una gran carga para las finanzas de la aerolínea.

“[…] debido a nuestra falta de aeronaves y al impacto que ha tenido en la posición financiera de la Compañía, no tenemos otra alternativa que hacer que todos nuestros empleados sean despedidos a partir del 31 de marzo de 2019”, dijo el Presidente y CEO de Fly Jamaica Airways, Paul Ronald Reece explicó en una carta anunciando el cese de operaciones de la aerolínea el 29 de marzo de 2019.