Según informa South China Morning Post, Cathay Pacific y su subsidiaria Cathay Dragron han dejado unos 120 aviones en tierra; lo que representa más de la mitad de su flota. Además, ambas compañías aéreas han cancelado más del 75% de sus vuelos programados para el mes de marzo. Si originalmente se iban a operar 1.470 vuelos, ahora tan sólo serán 350.

En 2003, durante la crisis del SARS, Cathay recortó el 45% de sus vuelos programados y tuvo alrededor del 30% de su flota inactiva en tierra. Comparando estas dos epidemias, parece que el Coronavirus de Wuhan (Covid-19) está provocando un mayor impacto a la aerolínea.

En las últimas dos semanas, Cathay Pacific ha pedido a 27.000 empleados que tomen 3 semanas de vacaciones no remuneradas. Además, han cerrado temporalmente tres de sus lounges en el Aeropuerto Internacional de Hong Kong (HKG).

Singapore Airlines, uno de los rivales más directos de Cathay, ha suspendido temporalmente más de 3.000 vuelos; desde febrero hasta finales de mayo. Además, el equipo de administración asumirá un recorte salarial del 15%. También ofrecerán un plan voluntario de vacaciones sin sueldo a los empleados.

Según las palabras de la analista Luya You, de Bocom International: “un brote es el tipo de super-impacto que es realmente difícil de planificar para una aerolínea. Todo se colapsa porqué las personas no están dispuestas a volar, incluso sin importar el precio”.

En un vídeo de SCMP se muestra una docena de aviones parados en el Aeropuerto de Chek Lap Kok.