La aerolínea ha presentado su nuevo plan estratégico “Nueva Norwegian” con el objetivo de ser más rentable, centrada en el mercado escandinavo y con una red de largo radio más “selectiva”. Volverán a operar progresivamente, optimizando sus rutas. Además, preparan una conversión de 1.200 millones de  dólares de deudas en capital y una ampliación de 40 millones.

Pretenden hacer la compañía un 35% más pequeña, reconfigurando la red de larga distancia. La nueva norwegian pondrá el foco en las ciudades de primer nivel y las rutas más rentables entre Europa y Estados Unidos, donde la aerolínea ya es el mayor operador y tiene una gran presencia en los aeropuertos de Londres Gatwick (LGW), Nueva York (JFK) y Los Ángeles (LAX).

La compañía aérea no menciona nada en concreto sobre España. El año pasado, Norwegian cerró su base en Madrid (MAD) y canceló la ruta a Nueva York desde principios de marzo, volando únicamente a Los Ángeles. Además, nos quedaremos sin conocer las dos nuevas rutas de largo recorrido que iba a operar desde Barcelona este año. Fuentes de la aerolínea apuntan a que la operativa precoronavirus no se recuperará y no se anuncien nuevos planes hasta bien entrado 2021.

A partir de ahora, Norwegian propone un plan de recuperación lento y cauteloso enfocado en el mercado noruego. Prevé reducir su flota hasta un 35% pasando de los 168 aviones actuales a los 110 o 120 aeronaves, concentrando el recorte en el largo radio. Así, el corto radio verá reducida su capacidad en un 10%. Hace unos meses, el CEO de la compañía afirmó que todavía no habían sido capaces de hacer rentable el largo recorrido low cost.

Norwegian permanecerá con “en hibernación y con una estructura mínima” hasta 2021 y ha retrasado la reactivación del corto radio europeo y de los vuelos a América al segundo trimestre del año que viene. Esperan poner en marcha en abril de 2021 menos de un 30% de su nueva y limitada capacidad de largo radio, centrándose en las rutas entre Gatwick y Estados Unidos, que es el mercado que más rápido se recupera de las crisis y donde concentraba el 50% de sus vuelos a América. No será hasta el último trimestre de 2021 cuando active el 70% de su capacidad de largo radio.

Respecto la reactivación en los vuelos europeos, los niveles serán los mismos. Norwegian aclara que solo va a operar rutas que haya demostrado que son rentables; por lo que tardará mucho en abrir nuevos destinos, tanto en el largo como en el corto radio. Esto significa que la ruta entre España y Perú tendrá que esperar mucho, si es que finalmente la activa. Dentro de los planes de optimizar la rentabilidad de las rutas también busca poner en marcha una estrategia para elevar los ingresos auxiliares o extras (ancillary).

Norwegian asegura que gasta entre 11 y 45 millones de euros al mes y que tras la capitalización de deuda y las ayudas del gobierno noruego tendrá fondos para sobrevivir hasta nueve meses sin operar. Noruega ha cambiado la ley para permitir a la aerolínea seguir operando aunque se declare en quiebra y así darle tiempo para reestructurar su negocio y sus deudas. Norwegian tiene una junta de bonistas y una junta de accionistas en la que debe lograr el respaldo a la capitalización de la deuda, clave para asegurar su liquidez y poder seguir sin más ayudas.

La compañía ha llevado a cabo muchos ajustes en las últimas semanas. Estos movimientos incluyen la quiebra de firmas de personal y la ruptura de contratos con empresas de recursos humanos, así como dejar en tierra el grueso de su flota para limitar las salidas de caja.