Linea ensamblaje fabrica Airbus en España

La dirección de Airbus Operations ha comunicado su intención de iniciar expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) que afectará a hasta 1.200 de sus empleados en España, según confirmó a Efe el presidente del Comité Interempresas de Airbus, Francisco San José.

Este procedimiento de suspensión de contratos y reducción de jornada se da “por causas objetivas relacionadas con el Covid-19” y afectará a los trabajadores de los centros de trabajo de Getafe (Madrid), Illescas (Toledo) y Puerto Real (Cádiz).

La compañía ha remitido al comité de empresa del centro de trabajo de Getafe y sus secciones sindicales un comunicado, al que ha tenido acceso Europa Press, en el que expone su intención de acometer recortes ante el impacto del coronavirus, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 23.10 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del Covid-19.

Dicho expediente afectará a personas trabajadoras de todos los centros de trabajo de la división de Airbus Operations (Getafe, Illescas y Puerto Real), que se encarga de la rama civil en la fabricación de aviones.

Al afectar a más de un centro de trabajo, y de conformidad con lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores, la intervención como interlocutores en la negociación del referido procedimiento de suspensión de contratos y reducción de jornada corresponderá “a las secciones sindicales cuando estas así lo acuerden, siempre que tengan la representación mayoritaria en los comités de empresa o entre los delegados de personal de los centros de trabajo afectados, en cuyo caso representarán a todos los trabajadores de los centros afectados”.

Esta medida se presenta después de que el consejero delegado de Airbus, Guillaume Faury, avisara a la plantilla de problemas de caja y de la necesidad de hacer recortes rápidos para adaptarse a la situación y para garantizar la supervivencia de la compañía.

“Estamos sangrando efectivo a una velocidad sin precedentes, lo que amenaza la existencia de nuestra compañía”, admitía Faury. “Debemos actuar con urgencia para reducir nuestra salida de caja, restaurar nuestro balance financiero y, finalmente, recuperar el control de nuestro destino”, añadía.

El fabricante ya ha recortado un tercio su producción de aeronaves respecto al ritmo de fabricación previo a la crisis de la Covid-19 “para adaptarse al nuevo mercado por el coronavirus”.

El consorcio aeronáutico recibió 290 pedidos y realizó 122 entregas de aviones en el primer trimestre del año, de los que 21 pedidos y 36 entregas se llevaron a cabo en marzo, pese a que tuvo que paralizar las plantas de España y Francia durante cuatro días para implementar medidas de prevención ante la pandemia.