La nueva Alitalia augura que en 2017 volverá a tener beneficios, tras la aplicación de su plan industrial a tres años, que incluye la inversión de 400 millones de euros ya este año para el aumento de flota, mejoras en el servicio a bordo y una nueva campaña para el posicionamiento de la marca con el objetivo de competir en el nuevo escenario mundial de la aviación comercial.

Más de un año después de su nueva andadura —la nueva Alitalia despegó en enero de 2015— con Etihad Airways como nuevo socio, con el 49% del capital, y una inyección de 560 millones de euros, y con la firma italiana CAI como primer accionista (51%), la compañía ha puesto en marcha un plan global para rediseñar la línea aérea.

Según este plan, durante 2016 destinará 240 millones de euros a la mejora de las cabinas de su flota, 86 millones a la mejora en servicios en aeropuerto y a bordo y 44 millones de euros a mejoras tecnológicas. Además, invertirá 32 millones de euros en infraestructura y en una nueva campaña global de marca, no cuantificada, que incluye nuevos uniformes para la tripulación.

Actualmente, la flota de Alitalia suma 12 aviones, de ellos 24 para rutas de larga distancia y 98 para conexiones en corto y medio radio. La aerolínea italiana prevé incluir WiFi en la flota de larga distancia, que se completará en el verano de 2017.

La compañía prevé en el mercado doméstico introducir vuelos internacionales desde Cerdeña a Francia y a España, aumentar un 8% la frecuencia en comparación con 2015 y operar más de 400 frecuencias semanales entre sur y norte de Italia para el verano de 2016. En total, elevará un 12% su oferta.

“Estamos centrados en ser rentables, ya que el beneficio permitirá un mayor crecimiento en los próximos años a través de la reinversión. Eso significará luchar más duro por la reducción de costes, el aumento de los ingresos, y el aumento de la productividad siendo más eficientes”, ha afirmado el recientemente nombrado consejero delegado de Alitalia, Cramer Ball.

Alitalia, que cerró 2015 con perdidas de casi 200 millones de euros, logró recortar sus ‘números rojos’ en 381 millones en comparación con el año anterior, con una facturación de 3.312,4 millones de euros.

Nuevas rutas, nuevas uniformes y nueva imagen

Para este año espera la llegada de un Boeing 777-200 ER y para 2017 tiene prevista la entrega de un Boeing 777-300ER y un A330. Este año se iniciarán nuevos vuelos diarios entre Roma y Teherán, una nueva conexión entre Milán-Linate y Teherán, además de una conexión adicional entre Milán Linate y Londres.

Asimismo, habrá nuevas rutas de temporada como la que unirá Roma y Larnaca (Chipre) en los meses de verano y las conexiones a las islas griegas y al sur de Francia, además de vuelos de invierno entre Roma y Tenerife.

A estas nuevas conexiones se unen las rutas de larga distancia a Ciudad de México y Pekín que comenzará a operar los próximos 16 de junio y 18 de julio, respectivamente, junto con la ya iniciada el pasado 1 de mayo a Santiago.

Anuncios