Boeing y Singapore Airlines han celebrado hoy la entrega del primer avión 787-10 (B78X), el miembro más reciente y más grande de la familia Dreamliner y un avión que marca un hito mundial en cuanto a la eficiencia del consumo de combustible. Más de 3.000 personas se congregaron para el evento en la fábrica de Boeing en North Charleston (Carolina del Sur) donde se fabrica el último modelo del 787.

El 787-10, al igual que los otros 787 Dreamliner, está diseñado con materiales compuestos fuertes y ligeros, los sistemas más avanzados y una cabina muy confortable. Pero el 787-10 tiene un fuselaje más largo que le permite transportar unos 40 pasajeros más o un total de 330 asientos en una configuración estándar de dos clases.

Singapore Airlines, a través de su filial Scoot, ya opera con los aviones Dreamliner 787-8 y 787-9 . Con la entrega de hoy, el grupo será el primero en operar los tres modelos de Dreamliner que existen. Singapore Airlines tiene un pedido de 68 aviones de fuselaje ancho adicionales, que incluyen 48 aviones 787-10 adicionales, y 20 ejemplares del nuevo 777-9.

El desempeño superior del 787-10 y el alto porcentaje de componentes que comparte con los otros miembros de la familia Dreamliner han suscitado un enorme interés en todo el mundo, incluida Asia, donde el avión puede conectar todos los puntos de la región. El 787-10 también ofrece a los operadores asiáticos la flexibilidad necesaria para volar a Europa, África y Oceanía.

Singapore Airlines planea introducir su 787-10 en vuelos programados en mayo, en las rutas desde Singapur hasta Osaka (Japón) y Perth (Australia). Pero antes, el avión operará en vuelos seleccionados a Bangkok y Kuala Lumpur con el propósito de entrenar a la tripulación.

Anuncios