Airbus A350-1000 ULR Qantas

Qantas acaba de anunciar varias novedades sobre su Project Sunrise (Proyecto Amanecer) antes de tomar una decisión final en marzo de 2020 para ver si esta iniciativa sigue adelante. Después de una larga y detallada evaluación del Boeing 777X y el Airbus A350, la aerolínea australiana ha elegido el modelo del fabricante europeo, en su versión-1000 ULR. Este avión cuenta con dos motores Rolls Royce Trent XWB y tiene un sólido historial de fiabilidad después de llevar en servicio comercial durante más de dos años. El Airbus A350-1000 ULR será creado especialmente para la compañía aérea, se le añadirá un tanque de combustible adicional y aumentará ligeramente el peso máximo de despegue para ofrecer el rendimiento requerido para las rutas de ultra largo recorrido.

No se trata de un pedido en firme ya que Qantas todavía no ha decidido la continuidad del proyecto. Aún así, trabaja estrechamente con Airbus para preparar los términos del contrato por hasta 12 aviones. El fabricante ha aceptado extender el plazo para confirmar las entregas a marzo de 2020, cuando se producirá la decisión final del Project Sunrise. La entrada en servicio de estos vuelos sería a mitad de 2021.

El último de los tres vuelos de investigación del Proyecto Amanecer (Nueva York a Sydney) tendrá lugar el 17 de diciembre. Una vez completado, Qantas tendrá casi 60 horas de vuelo y miles de datos sobre el bienestar de la tripulación y los pasajeros. Los datos para la tripulación se utilizarán como parte de las discusiones finales con la Autoridad de Seguridad de la Aviación Civil para aprobar una extensión a los límites operativos actuales requeridos para estos servicios de ultra larga distancia. Basado en información detallada ya proporcionada por Qantas sobre su sistema de gestión de riesgo de fatiga, CASA ha advertido provisionalmente que no ve obstáculos regulatorios para estos vuelos.

Las negociaciones con representantes de los pilotos de Qantas, AIPA, continúan. Las discusiones tienen como objetivo cerrar la última brecha restante. Qantas ha presentado una serie de sugerencias a AIPA sobre cómo se podría cerrar la brecha mientras sigue ofreciendo aumentos salariales anuales del tres por ciento y oportunidades de promoción a sus pilotos de larga distancia. Las discusiones se centran en las ganancias de productividad y eficiencia, incluida la capacidad de utilizar los mismos pilotos en su avión A350 y la flota existente de Airbus A330 de la aerolínea.

El diseño de la experiencia de viaje para vuelos de hasta 21 horas continúa, incluidas las nuevas cabinas en First Class, Business, Premium Economy y Economy. Los vuelos de investigación han subrayado la importancia de un espacio dedicado para el estiramiento y el movimiento de los pasajeros de Economy en particular, así como los beneficios potenciales de rediseñar el servicio a bordo para adaptar activamente a las personas a su zona horaria de destino.

El CEO de Qantas Group, Alan Joyce, dijo que el apoyo de la aerolínea nacional al Proyecto Sunrise fue más fuerte que nunca, particularmente después del éxito de los recientes vuelos de investigación de “ejecución en seco. Entre los vuelos de investigación y lo que hemos aprendido de dos años de vuelo de Perth a Londres, tenemos mucha confianza en el mercado de servicios directos como Nueva York y Londres a la costa este de Australia.

“El A350 es un avión fantástico y el acuerdo sobre la mesa con Airbus nos brinda la mejor combinación posible de términos comerciales, eficiencia de combustible, costo operativo y experiencia del cliente. La combinación de avión y motor es tecnología de próxima generación, pero está completamente probada después de más de dos años de servicio. Esta es la elección correcta para las misiones de Sunrise y también tiene la economía adecuada para hacer otras rutas de largo recorrido si así lo deseamos.”

“Desde el principio, hemos dejado claro que Project Sunrise depende de un caso de negocio que funcione. Solo nos comprometeremos con esta inversión si sabemos que generará el rendimiento correcto para nuestros accionistas dados los riesgos comerciales inherentes. Hemos trabajado mucho y sabemos que la última brecha que tenemos que cerrar son algunas mejoras de eficiencia asociadas con nuestros pilotos. Estamos ofreciendo promociones y un aumentos de sueldo, pero estamos pidiendo cierta flexibilidad a cambio, lo que ayudará a reducir nuestros costos operativos.

“Airbus nos ha dado un mes extra para bloquear un pedido de avión sin afectar nuestra fecha de inicio planificada, lo que significa que podemos pasar más tiempo con la esperanza de llegar a un acuerdo con nuestros pilotos. Puedo agradecer tanto a Airbus como a Boeing por el tremendo esfuerzo que han puesto en Project Sunrise. Fue una elección difícil entre dos aviones muy capaces, que se hizo aún más difícil por la innovación de ambos fabricantes para mejorar lo que ya habían pasado años diseñando ”.